El CF Benidorm gana y convence frente a un gran rival

Dos goles de Antonio en la primera mitad, y un inconmensurable Álvaro en la portería en la segunda, dan una victoria de prestigio a los benidormenses.

Con una agradable temperatura y bastantes aficionados en las gradas, se pudo presenciar, posiblemente, el mejor partido de fútbol en lo que llevamos de temporada entre dos equipos que pusieron sobre el terreno de juego todo el potencial que se presumía que tenían no dejando indiferente a nadie. Además, se guardó un respetuoso minuto de silencio por nuestro amigo y maestro de la comunicación, don Rafael Lago, antes del inicio.

Comenzó el partido con un CF Benidorm desatado controlando el juego, buscando la victoria y no dando tregua al equipo de Tavernes.

De esta manera, el equipo visitante solo pudo parar el ritmo impuesto por el equipo local mediante faltas en el centro del campo para parar el partido y no permitir el vendaval de juego que les estaba pasando por encima.


Tanto es así que en el minuto siete, Antonio aprovecha un rechace tras saque de esquina y de fuerte disparo con la zurda introduce el balón en las mallas, fuera del alcance del guardameta valenciano poniendo consiguiendo el 1 – 0 en el marcador.

Continuó el aluvión de juego y llegadas al área por parte de los benidormenses, que vieron como en el minuto 39 (en una muy jugada aplaudida por la afición) aumentaban la ventaja: un robo de balón de Rafa tras contraataque de los jugadores del Tavernes, que entrega a Pato, que se va de dos contrarios y, desde el medio campo, golpea la pelota bsucando sorprender al guardameta. El balón da en el interior del poste y Antonio, atento, aprovecha y manda el balón al fondo de las mallas.

Al comienzo del segundo tiempo cambiaron las tornas y fue la U.D. Tavernes la que se hizo con el control del partido poniendo en apuros a la zaga del CF Benidorm. Tanto, que en el minuto cuarenta Álvaro hizo la primera de las muchas intervenciones que realizaría hasta el final del encuentro, en una parada a dos tiempos cuando ya se cantaba el gol de los valencianos.


Tanto fue el acoso visitante que en el minuto cincuenta y cuatro el árbitro señaló penalti en una dudosa mano que venía precedida de una falta al defensor benidormense. Lo lanzó Sabater, que engañando al portero recortó distancias para el equipo de Tavernes

El equipo visitante continuó con su dominio, de manera que Pepe Soler movió piezas retirándose un lesionado Úbeda y entrando Gallego, que se colocó como lateral derecho y dio un recital de amor propio, y entrando César en sustitución de Juanlu.


Continuó el encuentro y hay apareció la indiscutible figura de Álvaro , haciendo paradas inverosímiles con agilidad, reflejos, salidas para cubrir puerta y, sobre todo, dando seguridad a sus compañeros. Tal fue su influencia en el resultado que la afición coreó su nombre cuando consiguió despejar en un tremendo escorzo a mano cambiada un balón que ya se colaba por la escuadra de la portería local.

El Benidorm se sacó de encima el dominio del Tavernes y en los últimos minutos cogió de nuevo el control del partido. Terminado el partido con la victoria local los jugadores se retiraron entre el aplauso y los cánticos de la afición, sobre todo hacia el inconmensurable Álvaro, que fue el gran artífice del triunfo del CF Benidorm.

Destacar el pundonor y honradez de Camarasa y Úbeda, ambos tocados y aguantando, un eficaz Berni, un Pato bregador durante todo el partido, el oscuro juego pero necesario de Rafa, con un Sergio soberbio, un Gato controlando los tiempos del partido y siendo el jugador que más falta recibe en el transcurso del partido, José Sánchez como gran mariscal del centro del campo, un Juanlu participativo y móvil y un Antonio autor de los dos goles de la victoria, sin olvidarnos de los jugadores que salieron como refresco y aportaron su granito de arena para quedarse con los tres puntos.

Leave a Reply

Translate »